ISR Argentina
Sobre ISR Instructores en Argentina Experiencias ISR Casos Reales Preguntas Frecuentes
Consejos de Seguridad Fotos & Videos Contacto Artículos de Interés Para Padres

 

 

 

 

Historias de bebés que sobrevivieron gracias al método ISR

 

Estas cartas nos cuentan mejor de qué somos capaces. Destrezas de supervivencia acuática salvan vidas. Por favor, ayúdenos a correr la voz.

 

Familia Matorell

El primero de Enero del 2007, mi marido  y yo fuimos testigos del valor verdadero de ISR, y el entrenamiento que nuestro hijo recibió de Emma Grynbal. Esa mañana mi esposo, nuestro hijo, y yo estábamos caminando nuestro perrito labrador dorado en el pequeño pueblito donde vivimos actualmente en Carolina del Norte. Decidimos parar en casa de mi suegro, la cual tiene un estanque al fondo de una colina cerca de la casa.  Nosotros mirábamos como nuestro hijo de 2 años corría animadamente colina abajo con nuestro perrito de 4 meses. Él antes había estado muchas veces en los alrededores del estanque profundo, y siempre había sido muy precavido. Esta vez, sin embargo,  el perrito juguetón jalaba la pierna de sus pantalones a medida que el corría hacia el estanque, haciéndole zancadilla. Debido a la velocidad con que estaba corriendo, tropezó y aterrizó en el estanque, aproximadamente 1 metro y medio del  borde, y desapareció bajo la superficie. El agua mohosa estaba cerca de la temperatura de congelamiento y cuando nosotros llegamos al borde del estanque, solo un círculo de olas indicaba donde podía estar nuestro hijo.

El estanque era uno de esos  fabricados, había sido cavado hacia varios años. El fondo constaba de arcilla y lima de modo que mi marido parecía hundirse al dar los primeros pasos, muy parecida a la arena movediza. Aunque Colin no estaba lejos de él, le tomo mucho más tiempo de lo usual poder llegar donde estaba porque mi marido se había hundido hasta los muslos en el barro al fondo del estanque que hizo que el nivel del agua le llegara al cuello. La adhesión del barro a sus piernas hizo imposible levantarlas.  El estaba pegado. Justo entonces, apareció la cabeza de Colin rompiendo la superficie del agua. Con un suspiro empezó a flotar de espaldas seguido por su técnica de nadar-flotar-nadar. Lo mejor que pudo hacer mi marido fue inclinarse hacia donde Colin estaba flotando, agarrarlo y alzarlo sobre la cabeza y pasármelo a mí. Como exactamente termino tan al centro del estanque es un misterio.

A pesar de de tantos meses sin practicar su entrenamiento, él confiadamente desplegó todas las técnicas de ISR que él aprendió de Emma, mientras nosotros vivíamos en Florida. Mientras nosotros atendíamos a Colin calentándole y poniéndole ropa seca, él nunca mostró signos de temor. Sorpresivamente él hablo del accidente con una gran confianza y seguridad. Su única preocupación era que no había ranas, y que no pudiera encontrar “su pared.”. Por supuesto, sus lecciones lo habían entrenado para encontrar su camino al borde y sostenerse de la pared de la piscina. Afortunadamente, él supo que hacer en el evento donde no había pared, y utilizo la flotación y los métodos de supervivencia que le habían enseñado.

Durante el entrenamiento de Colin con Emma, pienso que mi marido y yo sentimos que lo estábamos salvaguardando a él de la ocurrencia desafortunada  de caerse en alguna piscina. No teníamos la mínima sospecha o anticipamos condiciones mucho más traicioneras. Nosotros quedamos maravillados de que Colin no “perdió la cabeza” a pesar de la  sorpresa imprevista del agua barrosa que no ofrecía ninguna visibilidad, y la temperatura helada. En este momento nos dimos cuenta que Emma le enseño a Colin más que técnicas esenciales para sobrevivir, ella también lo inspiró y le regaló la capacidad de confiar en sus habilidades. Mi marido y yo notamos que durante el día siguiente, a medida que Colin jugaba, lo hacia con un aire de confianza explicable. Claramente, él estaba muy orgulloso de sus habilidades. Nosotros nos sentimos endeudados eternamente a Emma y a ISR por salvar la vida de Colin.

Muy agradecidos,

Leslie, Knight & Colin Martorell

 

Dan y Evelyn

Apreciado Dr. Barnett,

 

El 26 de Abril de 1996 alrededor de las 6:00 p.m.  estábamos en el jardín jugando con nuestros dos niños. Mi esposa y yo entramos a la cocina por unos pocos minutos. Mirando por la ventana para chequear los niños, vimos el triciclo de nuestra hija en la piscina. Corrimos hacia afuera y vimos a Lorin (2 años y 7 meses de edad) flotando en el centro de la piscina llorando suavemente, pero flotando y respirando. Ella estaba completamente vestida con camiseta, pantalones y zapatos y había sido capaz de voltearse y flotar.

 

Más tarde esa noche cuando la llevamos al pediatra, quedo sorprendido de oír que ella “recordaba” como flotar de sus lecciones de ISR. El médico tiene la opinión que ella tuvo un “ángel de la guardia.” Mi esposo y yo opinamos que el ángel de la  guardia es ISR.

 

La razón por lo cual esto es  extraordinario, es que no asistimos a las lecciones de repaso cuando Lorin tenia 18 meses debido a que mi esposa se estaba preparando para tomar los exámenes del colegio de dentistas, Lorin no había recibido lecciones en ISR desde que tenía 10 meses de edad.

Harvey, nosotros estamos realmente agradecidos a ISR  y especialmente por las lecciones que nuestros dos niños han recibido. Su programa, su trabajo y paciencia claramente salvaron la vida de nuestra hija.

 

Sinceramente, Dan y Evelyn

 

 

 

Conozca más casos reales...

< Ver más    

 

 

Sitio web oficial de ISR

 

Corré la voz...

 
Desarrollado por Rodrigo Guidetti